¿Aniquiló el 777-X al 747-8?

Siempre que alguien habla del cambio de era, del cambio de ciclo… me viene a la cabeza el temazo de los Buggles: «Video Killed the Radio Star«. En ella el bueno de Bruce Woolley cantaba a la decadencia de las estrellas de la radio ante el incipiente estrellato de las estrellas televisivas, el paso del tiempo no perdonaba a la radio.

Y hoy escuchando este tema me ha venido a la cabeza el 747-8 y su decadencia. Todo el mundo dijo que Boeing con su 777-X: se había dado un tiro en el pie… ¿pero es realmente así? 

Vamos a hablar de cifras. Un 747-8 en tres clases puede tener hasta 467 asientos según el propio Boeing. El siguiente modelo en producción sería el 777-300ER que tendría 386 asientos en una configuración de tres clases. Boeing todavía tenía una diferencia de unos 80 asientos entre el 777 y el 747 por lo que el hecho de que este último fuese cuatrimotor podría entenderse en términos económicos de combustible y mantenimiento… ya que podíamos tener 80 asientos más. Boeing prometió que

Todo esto era muy bonito hasta que llegó Air Canada: eramos pocos y parió la abuela. El señor Calin Rovinescu un día se levantó con el pie cambiado y dijo «qué diablos, si los pasajeros quieren tener más espacio entre asientos… ¡qué lo paguen! mientras tanto vamos a poner más asientos en nuestros 777«. Dicho y hecho: de tener 349 asientos, cinco de los 777-300ER canadienses pasaron a tener ¡¡458 asientos!! 109 asientos del ala. O lo que es lo mismo: se quedaban a solo 8 asientos de lo que Boeing anuncia para sus 747-8. Como podéis imaginar los beneficios de tener al pasajero con menos espacio se dispararon en un 21%.

Simplemente el mercado se adelantó a los fabricantes. Boeing jamás hubiese pensado que un cliente se atreviese a poner una configuración de tan alta densidad en un 777 pero así fue. No hacía falta un 777-X, el mercado se había encargado de hacer que un 777-300ER, un avión más antiguo que el 747-8, ofreciera unas características más ventajosas que el 747. Era la evolución del tiempo, era el «Video Killed the Radio Star«.

Boeing

Boeing 777-9X

Y luego tenemos a su futuro hermano: el 777-X. El más «pequeño» está en 350 asientos para tres clases, pero es que el mayor es un segmento totalmente nuevo y que promete ventas suculentas para Boeing: un avión bimotor de 406 asientos en tres clases… imaginaos lo que pueden hacer con el aerolíneas que no tienen «First» en su catálogo y siguiendo el ejemplo de Air Canada con sus 777-300ER. Todo esto en un avión que es mucho más eficiente que los de la actual generación. Sumamos todo ¿y sale? Efectivamente: preparaos a ver un bimotor con configuraciones que ronden los casi 500 pasajeros. Si hace una década nos lo afirman a cualquiera pensaríamos que deberían de dejar de beber chinchón por las mañanas…

Boeing ya había visto hacia donde iba el mercado: aviones bimotor con capacidades que hace unos años nos hubiesen parecido monstruosos. El lanzamiento del 777-X le dio la razón: a día de hoy ya tiene 286 pedidos de aerolíneas «pata negra«.

¿En qué situación deja esto al 747-8? En estado crítico, pero no solo a el, sino también al A380, un avión que recordemos que algunos clientes como British lo configura con 468 pasajeros. Bueno troncolegui… pero si al A380 o al 747-8i le ponemos más asientos estamos en la misma: más asientos, más beneficios. Y os contestaré que sí y no: sí porque obviamente si consigues llenar un A380 con 600 pasajeros vas a conseguir pingües beneficios… pero primero tienes que llenarlo ¿cuantas rutas podrían tirar de una frecuencia de 600 asientos? no tantas como creéis, porque tu puedes llenar el avión sin problemas en un LHR-JFK (por ejemplo) pero hay un factor que todos apreciamos bastante: las frecuencias. Si me vas a poner un A380 con 650 asientos tendrás que recortar esos asientos de más de otros vuelos que hagan la ruta en ese día… y eso a los pasajeros (y sobre todo a los Business) no les mola tanto.

Entonces, ¿Se dio Boeing un tiro en el pie al lanzar el 777-X? No, el 747-8 hubiese seguido en decadencia a pesar de que Boeing no hubiese lanzado el 777-X, las mayores aerolíneas del mundo querían avanzar por ese camino, habían tomado una bifurcación que ya no incluía el 747-8 en su libro de ruta. Apostaron por un concepto nuevo, un avión de casi 500 asientos con dos motores o simplemente como dirían los Buggles: «Video Killed the Radio Star«. 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.